Centro de capacitación de la cámara uruguaya de servicios agropecuarios

Estándar

Une a los sectores público y privado a través de una coordinación entre las escuelas agrarias de UTU, los contratistas y empresas de tecnología agrícola (maquinaria y fertilizantes), se destaca fundamentalmente por su dinamismo y la posibilidad de que los estudiantes puedan acceder a equipos de última tecnología.

 

El Centro de Capacitación de la Cámara Uruguaya de Servicios Agropecuarios (CUSA), que capacitó a 716 operarios de maquinaria agrícola en 2013, sufrirá un quiebre importante en su funcionamiento en el año 2014. Después de dos años de apoyo, como estaba previsto, Alemania retiró su cooperación a través de la dirección del experto alemán Reinaldo Udewald.

Estudian alternativas al terminarse la cooperación alemana y de su director Reinaldo Udewald

© GENTILEZA: CUSA

Udewald, quien retornó a Alemania en los últimos días, fue quien diseñó, coordinó y puso en práctica el proyecto que tuvo muy buena aceptación entre estudiantes, docentes, autoridades y empresarios y que incluso fue de referencia internacional, ya que autoridades de Paraguay y de Ecuador manifestaron su interés de aplicarlo en esos países.

Consultado por El Observador Agropecuario, Udewald manifestó su intención de continuar al frente del proyecto un año más, para profundizar el trabajo y coordinar la transición con su sucesor, quien todavía no fue designado.

Incluso hubo gestiones desde la embajada de Alemania en Uruguay y del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca para prorrogar el apoyo, pero sin éxito, ya que recientemente hubo cambio de gobierno en el país europeo.

Para la continuidad de Udewald al frente del Centro de Capacitación de Cusa es necesario financiar su salario a través del aporte de empresas privadas, y esa es una de las alternativas que se están manejando, según confirmó a El Observador Agropecuario el presidente de CUSA, Juan Maisterra.

El costo operativo anual del Centro de Capacitación es de US$ 200 mil (equivalente a 300 hectáreas de soja), logrado a través de donaciones de empresas privadas, intendencias y los aportes de las empresas contratistas que colaboraron con su maquinaria.

“Dependíamos mucho de Reinaldo. CUSA no tiene fondos para poder hacerse cargo de su salario, pero estamos estudiando una alternativa”, dijo Maisterra.

El presidente de CUSA reconoció que un problema importante que hay hoy en el sector es la escasez de mano de obra calificada y que el Centro de Capacitación intenta resolver de forma práctica y efectiva este problema.

“Tenemos mucha maquinaria con mucha tecnología y no hay quien la maneje”, dijo.

Reconoció que no hay instituciones que estén abordando el tema tecnológico como se está haciendo en el Centro de Capacitación, ya que a los estudiantes se les da la posibilidad de operar equipos muy importantes, modernos y de alto valor, que no los puede tener una escuela agraria. “Es un camino corto para obtener inmediatamente mano de obra especializada”, remarcó.

Opinión de UTU
Susana Lerena, directora del Programa de Educación para el Agro de UTU –del cual dependen las 30 escuelas agrarias de todo el país– dijo a El Observador Agropecuario que la idea es continuar el proyecto, aún sin el apoyo de Alemania. “Aun no sabemos cómo, pero la idea es seguir. Ahora estamos en receso, pero a partir de febrero o marzo estaremos trabajando en ese tema”, dijo.

Por su parte Shirley Rochón, directora de Escuela Agraria La Concordia (Soriano), aseguró que el proyecto seguirá, supervisado y coordinando a distancia por Reinaldo Udewald y con responsables en Uruguay. “Seguirá funcionando todo exactamente igual, lo único que sin la presencia de Reinaldo”, dijo.

Rochón calificó al programa como excelente. Destacó que se reflejó sobre todo en los estudiantes y en sus familias. “Los padres me felicitaron por este tipo de capacitaciones, porque vieron los resultados con sus hijos trabajando en el campo”, comentó.

Sostuvo que el aspecto práctico tiene un plus fundamental. “El proyecto para 2014 está hecho de la misma manera, con algún aporte más de los empresarios que nos permitirán cumplir con los tiempos de siembra. Está previsto que se haga la capacitación de siembra en el momento ideal para esa tarea y además se sembrará en la escuela, lo mismo ocurrirá con la cosecha o el ensilado”, explicó.

La docente agregó que “se piensa implementar este proyecto en base a lo que CUSA proponga. La escuela tiene una necesidad productiva y ellos pueden hacer aportes además de la capacitación. Esto es muy valorado por UTU, porque a veces tenemos que salir a contratar maquinaria, a veces es difícil cumplir con los tiempos, y esto nos daría una solución adicional, ya que los estudiantes harán el curso y además podrán poner en práctica su conocimiento y hacer un aporte a la escuela haciendo el trabajo en la chacra que tenemos acá”.

El programa de capacitación de CUSA permite trabajar de forma coordinada entre las diferentes escuelas agrarias. Estudiantes de Cardona y de La Horqueta, que no tenían la posibilidad de hacer prácticas en sus centros de estudios, fueron a La Concordia para poder practicar. “Hubo una coordinación impecable dentro mismo de UTU y también con el sector privado”, destacó Rochón.

“Reinaldo también hacía un gran aporte en cuanto a los expertos que traía, muchos de ellos argentinos. Vino gente muy importante, además de las empresas que concurrieron a aportar en la capacitación”, concluyó.

Conocimiento, currículum y trabajo
Francisco Long es un estudiante de Colonia Valdense que realizó cursos gratuitos brindados por el Centro de Capacitación de CUSA en la Escuela de Maquinaria Agrícola de Libertad, en el departamento de San José. Allí participó de tres actividades: el curso denominado Aplicación de fitosanitarios siglo XXI, que incluía el manejo de GPS y una charla de técnicos de la empresa Isusa; el curso Seguridad en la maquinaria agrícola, con la participación del Banco de Seguros del Estado; y en la experiencia Aprender Acompañando, donde junto a otros estudiantes visitaron la casa central de Interagrovial SA (representante de John Deere en Uruguay), donde los alumnos acompañaron a los trabajadores de diferentes secciones de la empresa: mostrador, bodega, taller, gestión de taller y administración, y esto permitió que los jóvenes pudieran adquirir una visión más práctica del trabajo.

“Fue una gran oportunidad de capacitación. Tuvimos la posibilidad de aprender a operar maquinaria nueva, el material de las escuelas agrarias no es suficiente y no está al nivel de los equipos que tuvimos la oportunidad de operar acá”, comentó a El Observador Agropecuario.

El estudiante, que ya recibió propuestas laborales pero decidió seguir estudiando este año, comentó que “aprendimos a medir las chacras, nos explicaron cómo funciona el sistema de fertiliza el suelo de forma selectiva según las necesidades que tenga en cada parte y nos explicaron las características de los diferentes tipos de fertilizantes. Todo esto nos sirvió mucho porque además de aprender nos enriqueció el currículum, fue una muy buena experiencia”.

Pasantías
La empresa Interagrovial SA, una de las principales firmas colaboradoras del Centro de Capacitación de CUSA, anunció que tiene 20 vacantes de pasantías pagas para los estudiantes que participaron de los cursos de 2013. Se trata de una pasantía de cuatro meses, de cuatro horas al día, para que los jóvenes puedan seguir capacitándose y trabajando en la empresa que representa a John Deere en Uruguay.

Por Lucas Farías

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s