Cómo buscar trabajo

Estándar
Encontrarse sin empleo puede resultar una experiencia desmotivante y desalentadora. Quizás ocurra que no contamos con experiencia laboral, o no tenemos los estudios requeridos para el puesto que nos interesa.
Las deudas comienzan a acumularse, y muchas veces puede ocurrir que nos apuremos, tomando el primer empleo que caiga a nuestras manos, con un mal salario, o una posición no afín a nuestra vocación.
Para que esto no nos ocurra, lo primero que hay que hacer es un buen plan de búsqueda de empleo.
Este plan consistirá en un análisis interno, uno externo, la elaboración de una “ruta” y cómo vamos a recorrerla.
Nuestro primer paso consistirá en lo que se llama diagnóstico. Con este análisis evaluaremos
  • fortalezas y debilidades (propiedades internas) 
  • oportunidades y amenazas (propiedades externas).
Dentro de nuestras fortalezas, listaremos:

– estudios
– características personales
– experiencia laboral
– nuestros intereses
– nuestra imagen
Dentro de las debilidades, podemos anotar:
– nuestras dificultades personales
– falta de experiencia laboral
– estudios no finalizados
– etc.
Con respecto a las oportunidades, podemos encontrar:
– profesiones en demanda
– nueva apertura de empresas en nuestra región
– facilidades económicas para empleadores
Y en cuanto a las amenazas, algunas podrían ser:
– alta tasa de desocupación
– costos laborales muy altos
– lejanía de las ciudades clave
– etc.
Lo importante es que todo puede ser vuelto a nuestro favor con imaginación y muy buena voluntad.
Para ello, lo siguiente que debemos hacer es pensar claramente nuestro objetivo profesional, dejando de lado todo aquello que pueda estar interfiriendo en nuestras emociones y decisiones diarias.
Quizás este objetivo demande iniciar una nueva carrera, descartar años de experiencia en una posición que realmente no nos satisface plenamente, o trasladarse a otra ciudad. ¡Todo es posible!
Una vez identificadas nuestras fortalezas y oportunidades, y teniendo en claro nuestro objetivo profesional, debemos elaborar nuestra ruta.
Nuestra ruta incluirá el listado de lugares donde buscaremos empleo:
– portales de búsqueda laboral (aquí tienes un listado)
– principales diarios nacionales
– consultoras de empleo
– presentación espontánea a ciertas empresas donde nos gustaría desarrollarnos profesionalmente
Cómo vamos a recorrer esta ruta incluye la redacción impecable de nuestro currículum vitae, y la carta de presentación. Teniendo estos dos elementos, el paso siguiente es estar preparados para la entrevista laboral.
Algunos consejos, que nunca están de más, son:
– averiguar todo lo que se pueda sobre la compañía y el puesto laboral
– llegar puntual
– vestir ropa adecuada
– escuchar atentamente lo que nos dice el empleador, y hacer las preguntas necesarias para comprender la oferta
– llevar preparada la respuesta para las preguntas más difíciles: remuneración pretendida, por qué estamos desempleados (o queremos cambiar de empleo), etc.
Recuerda: la búsqueda de empleo… ¡es un trabajo en sí mismo!
Demandará tiempo y muchas ganas para conseguir nuestro objetivo. No bajes los brazos y anímate a iniciar un nuevo estudio, cambiar tu imagen, o hacer aquello que hace años estás postergando.


Con lo competitivo del mercado laboral, conseguirán destacarse primero aquellos que apliquen técnicas novedosas a los métodos tradicionales de búsqueda de empleo.

Muchas ideas no son más que la observación y la aplicación de un antiguo concepto a un nuevo contexto.

Por ejemplo, si bien el velero fue inventado oficialmente en 1948, es en realidad una idea de la naturaleza; los ganchillos de la flor de cardo puestos en un nuevo contexto. Otro ejemplo: la primera ventanilla de auto-servicio fue abierta en el Exchange National Bank de Chicago en 1946. No obstante, fue McDonald’s en 1975 que puso esta idea millonaria en otro contexto al crear el primer AutoMac.

Las grandes ideas están todas dando vueltas. Sólo es cuestión de percibirlas y aplicarlas a tu nueva búsqueda laboral. Cuando lo hagas, no tendrás —literalmente— competencia por parte de los otros postulantes o buscadores de empleo, quienes pasarán sus días navegando la Web y enviando currículos.

Estas son tres ideas de las muchas —muchísimas— que puedes adaptar a tu búsqueda de empleo:


Planificación estratégica

¿Qué es la planificación estratégica? Es simplemente elegir la mejor forma (el mejor camino) para alcanzar tu objetivo (tu destino)—.

Es fácil de hacer…

Simplemente escribe en un papel el trabajo que deseas, la fecha para la cuál deseas conseguirlo, y lo que piensas hacer para conseguirlo.

Quienes no tienen objetivos claros ni caminos a seguir para alcanzarlos no pueden monitorear su progreso.


Cartas de venta

Puedes aprender muchas cosas de esas cartas de venta que llegan a tu casilla de correo a diario. Las empresas que usan correo directo para vender tarjetas de créditos (por ejemplo) gastan entre seis y siete cifras en investigación para encontrar las palabras adecuadas para cada una de sus cartas.

Tu carta de presentación es una carta de ventas, ¿por qué no pedir prestadas algunas ideas al correo basura para escribir una buena carta y conseguir ser llamado para una entrevista?


Estas son algunas ideas para que comiences a aplicar:

* Encabeza la carta con el nombre de quien debe leerla (nunca “Estimados Señores” ni frases por el estilo).
* Utiliza un lenguaje claro y cotidiano (la mayoría de las cartas no lo hacen).
* Termina con una incitación a la acción (“puede llamarme en cualquier momento al 123456789 para…”).
* Incluye una posdata al final de la carta para resaltar el punto más importante de la misma (ya que las posdatas siempre son leídas).


Citas

¿Qué tiene que ver encontrar pareja con encontrar el trabajo adecuado? Pues mucho, a decir verdad. Dado que el mundo de la búsqueda laboral es similar al mundo de las citas: todo pasa por conocer a la persona adecuada y agradarle.

A continuación, una breve lista de consejos que pueden servirte:

* Las parejas ideales pueden encontrarse en cualquier parte (al igual que los empleadores). Expande tus opciones estando mentalmente abierto en todo momento a conocer a alguien especial.

* Intenta siempre comprender el punto de vista de la otra persona (en este caso, el empleador) ¿Qué es lo que quiere verdaderamente? ¿A qué le teme?

* Inacción = resultados nulos. Nunca esperes al otro lado del teléfono. Sal y busca el contacto persona a persona.

* Nunca subestimes una sonrisa.

* Cuando alguien no te quiere (hombre, mujer, o empleador) no quiere decir que hay algo malo contigo.

Simplemente pasa al siguiente candidato en tu lista y continúa apostando.

En resumen, estas nuevas ideas capaces de transformar tu búsqueda laboral están allí afuera. Podrías encontrarlas en la naturaleza (como en la flor de cardos), en un libro sobre citas, o en cualquier otro lugar. En cualquier caso, no lo sabrás hasta que abras tus ojos y comiences a mirar en forma creativa. 

Anuncios

Acerca de Prof. Graciela Slekis Riffel

Directora de La Academia: centro de formación en oficios, apoyo pedagógico en todas las materias y niveles, y orientación vocacional. Egresada del Instituto de Profesores Artigas, en 1985, en Filosofía. Ganadora de concursos y agradecimientos de CODICEN por trabajos comunitarios. Promotora del desarrollo permanente en la comunidad de Las Piedras y Paso de los Toros, vocacional y humanista, ahora con grupos y páginas en la red.

Un comentario »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s