Mejorar tu situación financiera

Estándar


 7 Claves
Una sólida situación financiera es la aspiración de todo ser humano. Sin embargo, muy pocos la alcanzan.¿Cuáles son las medidas que cualquier persona debe implementar si desea mejorar su situación financiera?

Según las Estadísticas del U.S. Census Bureau, por cada 100 personas que llegan a los 65 años:
· 54 viven del gobierno o de sus familias
· 5 todavía están trabajando porque tienen que hacerlo
· 4 están bien económicamente
· 1 es rico.
¡Solo 5 de cada 100 personas están bien financieramente y más del 50% dependen del gobierno o de sus familiares!
Si bien hay múltiples factores que inciden en los resultados de éstas estadísticas, sin duda el deplorable nivel de la educación financiera de las personas es una de ellas.
¿Cuáles son las medidas que cualquier persona debe implementar si desea mejorar su situación financiera?
1.- Tener tus finanzas ordenadas. Tiene que saber lo que posee, lo que gana
Me asombra la cantidad de personas que diariamente me escriben preguntando cómo ganar más dinero. Es la pregunta equivocada o, mejor dicho, demasiado poco específica.
No tiene sentido simplemente querer generar más dinero. Tiene que saber cuánto más quiere generar. Tiene que tener una meta para así poder elaborar un plan. Y no podrá tener ni lo uno ni lo otro si no sabe adónde se encuentra hoy financieramente.
¿Sabe cual es su patrimonio actual? ¿Sabe cuantos gastos tiene semanalmente, mensualmente y anualmente? ¿Sabe cuánto dinero necesitará para llegar al estilo de vida que está aspirando tener?
Sin estos datos va a ser difícil hacer un cambio significativo en sus finanzas, ya que no podrá elaborar un plan estratégico si no tiene metas claras.
Adicionalmente, si no ha estado llevando una buena contabilidad con el dinero que tiene en sus manos ahora, no sirve de nada ganar más dinero para seguir administrándolo mal. Ordenar sus finanzas es el primer paso para estar bien financieramente.
2.- Ser generoso y tener un corazón para dar a los demás
Tal como hay leyes naturales que rigen el universo, como la ley de la gravedad, hay leyes universales que rigen en el ámbito financiero. Una de ellas es la ley de la siembra y de la cosecha. Es una ley bíblica de la cual muchos hombres de negocios están muy concientes.
Sin importar el monto de sus ingresos, destine al menos el 10% de ellos para ayudar a los más necesitados. Si asiste una iglesia, debería diezmar en ella. Si tiene en su corazón un orfanato o un hogar de ancianos, conviértase en uno de los benefactores de estas instituciones. Dios va a incrementar y multiplicar a aquellos que tienen un corazón para los necesitados.
3.- Ahorrar para el futuro
En un mundo que nos está bombardeando con una sobre oferta de productos y de créditos instantáneos, es difícil quedar libres de las famosas deudas de consumo. La mayoría de los hogares con suerte logran pagar sus gastos mensuales, independientemente de su nivel de ingreso.
Ante tal panorama desalentador, el ahorro parece ser una utopía. Sin embargo, constituye uno de los pilares fundamentales de una buena situación financiera.
Si usted lleva años generando un ingreso y aún no ha podido acumular una cantidad significativa de ahorros, tiene que tomar una decisión drástica en el área de sus gastos.
4.- Planificar su presupuesto
Planificar sus finanzas es como planificar su vida. Muchas personas planifican con esmero sus vacaciones, pero no se toman el tiempo para planificar bien un presupuesto mucho más importante: el de sus vidas.
Debería tener al menos 3 planes de presupuesto establecidos: uno mensual, uno anual y uno para los próximos 5 años. También debería tener un plan para alcanzar sus metas de más largo plazo, como por ejemplo un plan de inversiones para su vejez, la universidad de sus hijos, salud, etc
5.- Educarse
Antes de invertir en cualquier cosa, invierta en su educación.
La mayoría de los adultos no tienen una educación financiera adecuada, ya que la educación tradicional no contempla a la educación financiera en su currículo. El resultado es toda una generación de personas que a lo mejor saben cómo generar ingresos, pero no saben qué hacer con ellos una vez que están en sus manos, fuera de gastarlos.
Lo bueno es que, al igual como en cualquier otra área de aprendizaje, uno puede adquirir los conocimientos y las habilidades necesarias para triunfar en el área de las finanzas. Existen un sinnúmero de maneras de hacer cursos sobre contabilidad básica y sobre el manejo de dinero en general. Lo mejor es buscar en Internet e investigar lo que se ofrece en cuanto a libros, cursos online u offline.
6.- Tener una buena actitud
Nuestra manera de pensar es crítica en nuestro camino hacia la prosperidad. Al perseguir una meta que yace en nuestro futuro lejano y al añorar un estilo de vida que aún no hemos alcanzado, fácilmente podemos caer en el error de dejar de vivir en el presente y de estar disconformes con lo que ya tenemos.
No es difícil tener una actitud de agradecimiento hacia Dios por lo que tenemos diariamente, solo hay que cambiar el enfoque. Dé gracias por su salud, su familia, su pareja, sus hijos y por las pequeñas alegrías que la vida nos brinda diariamente.
Es importante estar contento con lo que uno tiene ahora y disfrutarlo. Salomón, el hombre más sabio y más rico de la historia, llegó a una simple conclusión hacia el final de sus días:
He aquí pues el bien que yo he visto: Que lo bueno es comer y beber, y gozar uno del bien de todo su trabajo con que se fatiga debajo del sol, todos los días de su vida que Dios le ha dado; porque esta es su parte. Asimismo, a todo hombre a quien Dios dio riquezas y hacienda, y le dio también facultad para que coma de ellas, y tome su parte, y goce su trabajo; esto es don de Dios. (Ecclesiastés 5:18, 19)
7.- Rodéese de personas sabias
El que anda con sabios, sabio será, más el que anda con necios será quebrantado. (Proverbios 13:20)
Es esencial que tenga acceso al menos a una persona que ya ha llegado donde usted desea llegar. Tiene que rodearse de personas que reconocen y entienden sus aspiraciones y que lo inspiren a crecer más cada día.
Al querer implementar cambios en nuestras vidas, es habitual que personas cercanas con muy buenas intenciones nos desmotiven por no compartir nuestra visión. Muchas veces las críticas ajenas y la falta de apoyo son la causa principal por la cual una persona no puede salir adelante con sus proyectos.
Dentro de lo posible, no se junte con personas que no comprenden sus sueños. Encuentre un círculo de personas que lo motiven a perseguirlos y que le ayuden a mejorar su situación financiera actual.

Por Bettina Langerfeldt

9 Pasos

1

Confecciona una lista de los recursos con los que efectivamente cuentas, sin preocuparte por los que supones que aún te faltan para concretar tus proyectos. Identificarlos y reconocerlos será el primer paso para construir tu real plataforma de despegue.

2

Para hacerlo, considera que tus activos materiales no sólo están compuestos por el dinero que tienes en el “bolsillo”.

3

También forman parte de ellos los títulos canjeables por dinero (depósitos, letras, acciones, fondos de inversión), maquinarias, tecnología (computadoras, softwares, redes), bienes muebles (equipamientos, herramientas, vehículos), e inmuebles (predios, depósitos, oficinas, construcciones en general).

4

Valora, seguidamente, los recursos intangibles: profesión y conocimientos específicos, antecedentes y experiencia acumulada, especializaciones y cursos realizados, contactos y relaciones con el medio, carteras de clientes y referidos, patentes y diseños, capacidad de ahorro y previsión, tanto tuya como de tus colaboradores. Estima como activo altamente importante, el tiempo que le dedicarás a este proyecto.

5

Toma uno a uno los recursos con que cuentas e imagina qué destino podrías darle para que generen un tipo de beneficio concreto. Encuéntrale a cada activo una aplicación en la que, en lugar de gastarse, sea una fuente de generación de mayores recursos (del mismo orden o de otro). Tal vez una nueva máquina te permita “generar” tiempo disponible, o determinada capacitación logre una mejor posibilidad de uso de bienes materiales.

6

Agudiza tu imaginación y ponte creativo. No descartes ningún activo por considerarlo impertinente a tus proyectos o de poco valor. Una sólida plataforma de despegue requiere que estructures coherente y sinérgicamente todos tus recursos tras los proyectos que has elegido desarrollar.

7

Descarta las ideas de gastar tus recursos para mejorar tu situación económica. De ese modo sólo lograrás disminuir tu patrimonio, empobrecerte y reducir tus posibilidades futuras. Supera el ahogo del corto plazo sin comprometer tu futuro en el mediano plazo.

8

Ponte como idea fuerza que tus recursos deben generar más recursos. De ese modo contarás cada vez con mayor energía para reinyectarla en tus proyectos y avanzar en tu desarrollo económico.

9

No derroches tus bienes: cuídalos celosamente (pero no seas avaro contigo mismo) y ponlos a trabajar para ti. La gente que ha conseguido el éxito económico lo ha hecho porque supo reorientar sus bienes, con paciencia y determinación, hacia actividades que los han multiplicado a lo largo del tiempo.

Importante

  • Recuerda que el éxito económico no es contar con dinero hoy, sino establecer una plataforma de acciones generadoras de ingresos que no se agoten ( y logren multiplicarse) con el paso del tiempo.

    “Dale a la vida prioridad sobre todas las cosas: sobre la tierra, el dinero, las promesas, sobre todas las cosas”. Joan Baez. Cantante EE.UU.”

    Concepto de consumo

    Seguro que en diferentes asignaturas has oído hablar del concepto de consumo. En sentido general utilizamos este concepto como la acción y/o el efecto de consumir o gastar, productos, energía, u otros productos efímeros para satisfacer necesidades o deseos [1]. En su acepción económica se refiere al “(…) proceso económico, consistente en la compra o gasto que se hace en los bienes y servicios para satisfacer las necesidades de las familias, las empresas y el gobierno”. [2]

    De echo llevamos poco tiempo consumiendo de forma masiva. Es decir de lo que habitualmente definimos como sociedad de consumo. En este sentido, nos hemos acostumbrado a utilizar productos (fabricados con recursos naturales) para satisfacer nuestras necesidades o deseos. Seguro que a lo largo de tu vida has consumido diferentes productos para satisfacer tus necesidades (alimentarte, vestirte etc.). De esto queremos hablarte en esta unidad, de lo que consumes, de lo que gastas y de cómo mejorar tu nivel de consumo, al tiempo que aumentas tu responsabilidad y tu control de gastos.
    Te proponemos que con ayuda de tu profesor/a observes la pirámide de Maslow sobre la jerarquía de las necesidades e intentes reproducir con la tabla adjunta los gastos de la última semana identificándolos con los cinco niveles que aparecen en la pirámide.
    Recuerda que se trata de reflexionar sobre lo que consumes diariamente y observar a que nivel de necesidad corresponde cada decisión de consumo que realizas.
    Una vez realizada la actividad anterior vamos a ver de que cantidad de dinero disponemos para satisfacer las necesidades o deseos diarios.
    Pirámide de Maslow
    Definamos primero el significado de pocket money, un término inglés que se está poniendo de moda, y que hace referencia a la asignación de dinero para pequeños gastos personales.
    Haz a continuación una lista de tus prioridades y discútelas con tus compañeros. (plantilla).
    Bien, ya viste que tus gastos se distribuyen entre aquellas cosas que necesitas, y aquellas que deseas.

    Evaluación de gastos semanales.

    A partir del último ejercicio vamos a trabajar como distribuir de una forma racional los gastos semanales. Para ello va a ser necesario que elabores un presupuesto, es decir un plan que te permita prever y controlar tus gastos. Ello te va a facilitar la compra de aquellos productos que deseas pero para los cuales, de momento, no dispones de suficiente dinero.
    Vamos a empezar evaluando lo que gastas, a lo largo de una semana anota en la siguiente tabla tus gastos.
    Ahora y basándote en los resultados del ejercicio donde anotaste tus prioridades y relacionándolas con la anterior tabla de gastos establece las alternativas que tienes para reducir tus costes (tabla de alternativas). Por ejemplo en lugar de comprar el desayuno lo puedes traer de casa.
    Para finalizar este apartado que mejor que estar informado sobre los diferentes precios de los productos que queremos comprar. En la siguiente web puedes encontrar precios comparativos de miles de productos, con un poco de paciencia tus compras pueden ser más baratas y te pueden permitir un ahorro importante.

    No todo se consigue con dinero.

     [3]
    Es cierto, aunque parece mentira, no todo se consigue con dinero. Si te paras a pensar hay centenares de cosas que puedes hacer sin gastarte un euro. Aquí te vamos a ofrecer algunas alternativas que te permitan el acceso a un estilo de vida diferente y menos dependiente del dinero. Una forma que a parte de facilitarte el ahorro, puede hacerte más consciente del valor de las cosas.
    Pensarás, ¿y como puedo hacerlo?. Debes saber que en los últimos años ha aparecido un nuevo, o no tan nuevo concepto de intercambio de servicios, los llamados bancos de tiempo [4] , un sistema por el cual los intercambios de servicios no se realizan con dinero, sino por tiempo, por ejemplo una hora, tiene la ventaja de fomentar el contacto entre personas y de permitir cubrir nuestras necesidades a cambio de servicios o favores. Una forma interesante de ir entrando en este concepto es visitar la página de banco escolar donde encontrareis buenas ideas.

    Consumo crítico y responsable

    Consumir no es malo en si mismo, siempre que tengamos en cuenta las condiciones sociales y ecológicas en las que ha sido fabricado un producto o producido un servicio.
    La insostenibilidad del planeta y nuestra propia insatisfacción personal, son producidas por la ley de oro de la sociedad de consumo siempre más. La única vacuna de que disponemos para hacer frente a esta situación es consumir menos. Te proponemos que leas el siguiente artículo y organices una discusión con tu grupo clase.
    Bien, ya has visto que a parte de mejorar tu nivel de ahorro siendo un consumidor responsable puedes:
    * Erradicar la pobreza del mundo.
    * Mejorar el mantenimiento del medio ambiente.
    * Mejorar la distribución de los recursos entre los habitantes de la tierra.

    Relación de actividades de esta unidad:

    * Alternativas de consumo
    * Gastos semanales
    * Necesidad o deseo
    * Jerarquía de necesidades

    [1] Definición re elaborada a partir de wikipedia.org
    [2] Definición extraída de http://www.definicion.org/consumo
    [3] Una web que lucha contra el consumismo de nuestros tiempos y fomenta lo gratuito frente a lo monetario.
    [4] La web http://www.bdtmadrid.org/ proporciona información general sobre esta experiencia en Madrid.

Acerca de Prof. Graciela Slekis Riffel

Directora de La Academia: centro de formación en oficios, apoyo pedagógico en todas las materias y niveles, y orientación vocacional. Egresada del Instituto de Profesores Artigas, en 1985, en Filosofía. Ganadora de concursos y agradecimientos de CODICEN por trabajos comunitarios. Promotora del desarrollo permanente en la comunidad de Las Piedras y Paso de los Toros, vocacional y humanista, ahora con grupos y páginas en la red.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s