¿Es posible ‘dormir como un bebé’?

Estándar
¿Es posible para los adultos dormir como bebés? 
¿Cuáles son las diferencias entre el sueño del recién nacido y el de una persona adulta?

Cuando alguien dice que ha dormido como un bebé generalmente quiere significar que ha dormido profunda y largamente. ¿Pero, qué similitudes hay en verdad entre el sueño de un adulto y el sueño de un infante? ¿Son importantes las diferencias? ¿Los bebés tienen el mismo tiempo de sueño que los niños, los adolescentes y los adultos?
Al parecer, la respuesta es no. El sueño en los infantes es algo diferente que en los adultos. De hecho, existe un claro proceso de desarrollo por el cual el sueño de los infantes primero deviene en el sueño de los niños, luego en el de los adolescentes, y finalmente en el de los adultos.
En este artículo, describiremos brevemente algunas de las características del sueño durante la infancia y señalaremos las diferencias en comparación con el de la adultez.
Antes de nacer
Incluso antes del nacimiento, los patrones del sueño comienzan a desarrollarse. Seis o siete meses después de la concepción, las primeras señales del sueño REM (Rapid Eye Movement) se hacen presentes. Si bien estos estados no son tan claros en los infantes como en los adultos, se hace referencia a ellos como sueño activo (REM) y sueño tranquilo (no-REM). Ambos tipos de sueño están claramente presentes un mes antes del alumbramiento.
Sueño Activo
Puedes saber cuándo el niño se encuentra en el sueño activo al distinguir movimientos involuntarios, respiración irregular, y movimientos oculares bajo los párpados. Es interesante remarcar que el sueño activo es el primer tipo de sueño en emerger. Mientras que el sueño activo representa un 50% del sueño en infantes comunes, esta cifra asciende al 80% en bebés prematuros.
Características principales:
Presenta movimientos estereotipados de dedos, manos, brazos, movimientos corporales de flexión y extensión. Son movimientos frecuentes.
· Movimientos oculares rápidos.
· Cara expresiva. Incluso sonrisas.
· Respiración rápida.
· Frecuencia cardíaca rápida de 120 a 160 ppm.
Durante esta etapa del sueño las partes superiores del cerebro son estimuladas por los centros más profundos del mismo. No sabemos a ciencia cierta si los infantes sueñan, pero esta estimulación permite que los niveles más altos del cerebro comiencen a experimentar la actividad neural asociada con la vista y la audición (incluso antes del nacimiento). Es también cierto que mientras está en el útero el feto hace movimientos respiratorios durante el sueño REM que le permiten practicar para lo que vendrá después del nacimiento. Por estas razones, el sueño REM puede ser más importante en las primeras etapas de la vida y menos importante a medida que el cerebro madura. El sueño REM declina a un 30% a la edad de 3 años y representa sólo un 20% – 25% del sueño de los adultos.
Sueño tranquilo
Respiración profunda, silencio, movimientos rápidos de succión, ocasionales y repentinos espasmos, caracterizan el sueño tranquilo. Este tipo de sueño requiere de una maduración adicional del cerebro; más de lo que necesita el sueño REM para producirse. En el sueño tranquilo de los infantes no alcanzan a divisarse etapas claramente divididas como en los niños o en los adultos.
En lugar del continuo patrón de actividad de ondas lentas visto en chicos y adultos, los infantes tienen erupciones de ondas lentas de alta amplitud. Luego del primer mes posterior al nacimiento, estas ondas lentas se hacen continuas y los movimientos bruscos cesan.
Características principales:
· No presenta movimientos. Mantiene el tono muscular. Brazos y piernas flexionados.
· Cara pálida e inexpresiva, amímica. A veces efectúa pequeños movimientos de succión a penas perceptibles.
· Los ojos están cerrados. La respiración es regular y poco amplia a frecuencia de 30-40 movimientos respiratorios/minuto.
Por lo general, los recién nacidos duermen aproximadamente ocho a nueve horas durante el día y aproximadamente ocho horas durante la noche. La mayoría de los bebés no duerme toda la noche (entre seis y ocho horas) sin despertarse hasta cumplir los tres meses de vida o hasta alcanzar un peso de 5,5 a 5,9 kg . Los recién nacidos y los bebés de corta edad tienen un estómago pequeño y deben despertarse cada dos horas para comer. En la mayoría de los casos, el bebé se despierta para comer aproximadamente cada tres a cuatro horas.
Entre el sueño activo y el sueño tranquilo aparecen periodos de sueño transicional o indeterminado que participa de características de ambos tipos de sueño, pero que noconcuerda exactamente con ninguno de los dos.
Los cambios en el suelo a lo largo de la vida ayudan al cerebro a funcionar con propiedad para los desafíos que supone la vida diaria, cualquiera sea la edad de la persona. Al igual que en un bebé, tu sueño puede ser verdaderamente refrescante y reparador.
Anuncios

Acerca de Prof. Graciela Slekis Riffel

Directora de La Academia: centro de formación en oficios, apoyo pedagógico en todas las materias y niveles, y orientación vocacional. Egresada del Instituto de Profesores Artigas, en 1985, en Filosofía. Ganadora de concursos y agradecimientos de CODICEN por trabajos comunitarios. Promotora del desarrollo permanente en la comunidad de Las Piedras y Paso de los Toros, vocacional y humanista, ahora con grupos y páginas en la red.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s