Antiage: aceite, yogurt, frutos rojos

Estándar
 El aceite de oliva puede agregar años a tu vida. 
 ¿Quieres saber cómo?

Aceite de oliva extravirgen

La recomendación actual de la Asociación Americana del Corazón (AHA, por sus siglas en inglés) marca una pauta muy sencilla: hay que sustituir las grasas saturadas (que provienen de los animales) por las grasas monoinsaturadas o poliinsaturadas (aceites vegetales como el de oliva) para mantener la salud del corazón.

Precisamente, se considera que son las grasas monoinsaturadas del aceite de oliva las que ayudan a disminuir las lipoproteínas de baja densidad, comúnmente llamadas “colesterol malo” (transportan el colesterol desde la sangre hasta las paredes de las arterias y las tapan).

Además, no aumentan los triglicéridos y dejan igual o aumentan las lipoproteínas de alta densidad, conocidas como “colesterol bueno” (transportan el colesterol desde los tejidos periféricos o las arterias hasta el hígado para ser usado o expulsado).

Ahora bien, el aceite de oliva se extrae de los frutos del olivo (las aceitunas) y existen dos tipos:

1. El aceite de oliva extra virgen, que es el que se obtiene por medios únicamente mecánicos y en frío.

2. El aceite de oliva de consumo más frecuente, que es una mezcla de aceite de oliva virgen (20-25%) y de aceite de oliva refinado (75-80%), siendo el refinado aquel que se obtiene mediante métodos físico-químicos.

Lo anterior es importante ya que el aceite de oliva extra virgen, al estar menos procesado, es más rico en vitaminas solubles en grasa como la A, D, K y, especialmente, en vitamina E, que es un poderoso antioxidante.

Los antioxidantes son substancias que pueden ayudar a prevenir el daño de la oxidación causada por los radicales libres, moléculas derivadas de los procesos normales metabólicos y que pueden dañar los tejidos de nuestro cuerpo.

Yogurt antiage

Sabemos que el consumo de yogurt aporta grandes beneficios a la salud, ¿pero sabías que también es bueno para verse mejor?
El yogurt es considerado un alimento fundamental para la salud, debido a que es un producto del grupo probiótico, los cuales contienen varias colonias de microorganismos vivos que influyen positivamente en nuestro organismo.

Sus principales efectos en la salud son:

• Mejorar, restaurar y sanar la flora intestinal. Sus propiedades antimicrobianas permiten la evacuación del contenido estomacal, inhibiendo los microorganismos indeseables alojados en el estómago.

• Mantener la flora intestinal normal y la microflora urogenital.

• Mejora el valor nutricional de alimentos y la resistencia contra organismos
patógenos.

• Actúa en la resistencia natural del individuo a las infecciones.

• Aumenta resistencia a enfermedades: el consumo habitual del yogurt estimula el sistema inmunológico.

• Muy útil para las personas que padecen de diarreas, estreñimiento o trastornos gastrointestinales.

• Ayuda en casos de patología cardiovascular.

• Previene la osteoporosis en cualquier edad (el yogurt aporta el 70 % del contenido total de calcio en la dieta, por lo que este alimento se convierte en una abundante fuente natural de calcio).

• Las bacterias lácticas del yogurt incrementan diversas funciones inmunológicas, que estimulan la acción antitumoral, la cual retrasa (o evita) la reaparición de cáncer. En una persona que toma  yogurt natural constantemente se reduce el riesgo de padecer cáncer de colon y de mama, además de que mejora la calidad de vida en personas que ya lo padecen.

• Es un excelente antialérgico: al depurar los intestinos, reduce o desaparece las alergias provocadas por un organismo intoxicado.

• Ayuda en casos de anorexia y bulimia; su alto contenido en calcio y proteínas de alta calidad, vitaminas e hidratos de carbono, restaura enormemente las defensas del organismo.

• Es muy útil para los alcohólicos, drogadictos o personas que han tomado muchos medicamentos. El yogurt en la dieta es un tratamiento casi obligado en muchas instituciones.

• Ayuda a los celiacos a sanar la flora intestinal y a absorber mejor los nutrientes.

• Para los intolerantes al azúcar de la leche, el yogurt es una opción muy benéfica.

• Previene desnutrición y anemia.

Efectos del yogurt en la belleza de la piel

Si la salud empieza en los intestinos, podemos decir que la belleza también. El yogurt es verdaderamente útil para una piel saludable, pues al mantener los intestinos limpios, estos absorben y eliminan con mayor eficiencia los nutrientes, lo cual se refleja inmediatamente en la piel, la cual ya no tiene que servir como segunda opción para eliminar toxinas o desechos tóxicos difíciles de desalojar, por lo que se puede decir que el consumo habitual del yogurt casero u orgánico de preferencia (el industrializado muchas veces trae harinas y mucha azúcar refinada) promueve en gran medida la juventud y belleza general, además de promover una vida larga y sana.

El yogurt no sólo tiene beneficios en la piel cuando se ingiere con frecuencia, sino cuando se aplica directamente sobre la piel o el cabello en forma de mascarilla.

El yogurt actúa como desinfectante y refrescante, además de darle a la piel lozanía y un aspecto realmente joven.

Recuerda que la piel no se sana desde fuera sino desde adentro, y uno de los puntos claves son tus intestinos y tus riñones.

 Berries antiage

¿Sabías que los berries pueden ayudarte –y mucho- a luchar contra el envejecimiento?

Moras, arándanos, grosellas, frambuesas… cálidas, rojas y apetecibles ¿Te has preguntado, alguna vez, a que deben su color? Son los carotenoides, ellos son los responsables de su color y no sólo de eso.

Las propiedades nutritivas de estas frutas son innumerables: un bajo valor calórico por su escaso aporte de hidratos de carbono.

Especialmente ricas en vitamina C que actúa en el organismo como un poderoso antioxidante, al igual que los antocianos y carotenoides.

Esta vitamina interviene, también, en la formación de colágeno, huesos y dientes, glóbulos rojos y favorece la absorción del hierro de los alimentos, ofrece, además, la resistencia que necesita nuestro organismo contra las infecciones.

En general, las bayas silvestres son buena fuente de fibra, que mejora el tránsito intestinal, y de potasio, hierro y calcio. Contienen taninos de acción astringente y protectora cardiovascular.

Además de todas estas propiedades nutritivas que les son comunes las frambuesas y las moras, por ejemplo, contienen una gran cantidad de fibra soluble, un compuesto que incide positivamente en el colesterol y la diabetes al bloquear la absorción de grasas y azúcares.

Las moras son de las pocas frutas que poseen vitamina E, un antioxidante que ayuda a proteger los ácidos grasos. Así cuida al organismo de la formación de moléculas tóxicas resultantes del metabolismo normal como de las ingresadas por vías respiratorias o bucales.

Evita la destrucción anormal de glóbulos rojos, previene de los trastornos oculares, anemias y ataques cardíacos. Dado que su presencia elimina sustancias tóxicas, ayuda a los fumadores.
 

Anuncios

Acerca de Prof. Graciela Slekis Riffel

Directora de La Academia: centro de formación en oficios, apoyo pedagógico en todas las materias y niveles, y orientación vocacional. Egresada del Instituto de Profesores Artigas, en 1985, en Filosofía. Ganadora de concursos y agradecimientos de CODICEN por trabajos comunitarios. Promotora del desarrollo permanente en la comunidad de Las Piedras y Paso de los Toros, vocacional y humanista, ahora con grupos y páginas en la red.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s